Blogia
Mis compañeros no están, ni olvidados ni muertos...Fidel

Combatiente Orlando Canals Santos



Orlando Canals Santos. Revolucionario cubano. Luchador en contra de la tiranía batistiana. Integrante del Movimiento 26 de julio.

Nació el 12 de mayo de 1930 en la zona de Sitio Piedra. Sus padres Rafael Canals y Marta Santos le trajeron a vivir a Manatí siendo un niño. Tenía 5 hermanos que al igual que él dependían del bajo salario que devengaba su padre como ayudante de mecánico de grúas romanas.

Sus primeros y únicos estudios trascurrieron como los de cualquier niño de su origen, alcanzando con dificultad el 5to grado en una escuela rural; sin poder continuar por las necesidades económicas de la familia.

Actividades revolucionarias
Comenzó sus actividades revolucionarias en 1953, cuando apoyó a la huelga decretada en Manatí. Sorprendido por el ejército de la tiranía, fue golpeado y conducido a Holguín, donde permaneció preso 23 días.

Ni la cárcel ni los golpes hicieron cambiar su actitud y tan pronto es puesto en libertad reanudó sus actividades con más entusiasmo y decisión. Un hecho que ilustra hasta que punto Orlando Canales era intransigente ante los abusos y la injusticia, es la agresión que perpetúa contra Michael J. Mc Carthy responsable de un despido masivo de 500 obreros azucareros. Orlando aprovechando la multitud de la conga carnavalesca se lanzó con un cuchillo sobre el yanqui promotor de los acontecimientos. El hecho no llegó a consumarse y fue detenido.

Incorporación al Movimiento 26 de Julio
En febrero de 1957 se incorporó al Movimiento 26 de Julio en el que participó en numerosos sabotajes junto a sus compañeros de lucha, entre los cuales se encontraban los también Mártires de la Revolución Orlando Venega Pérez, Victuro Acosta López y Carlos Sosa Ballester.

Muerte

Su asesinato se efectúa el 20 de marzo de1958 en la calle que hoy lleva por nombre Ramón Rueda. El hecho sucede cuando el revolucionario se dirigía a su casa y es interceptado por el jefe de la guardia del cuartel. Inmediatamente se le encimaron los esbirros; mientras tanto, Orlando denunciaba en voz alta los nombres de los agresores hasta que recibió un disparo en la cabeza. Cayó como muchos jóvenes de su época, luchando por lo más nobles ideales, dando un gran ejemplo de valor y sacrificio que no resultó estéril.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres