Blogia
Mis compañeros no están, ni olvidados ni muertos...Fidel

Comandante Francisco Cabrera Pupo (Paco)

Comandante Francisco Cabrera Pupo (Paco)

Francisco Cabrera Pupo, Paco, nació el 4 de diciembre de 1924, en un humilde bohío de la finca La Aguadita, Velázco 29, a pocos kilómetros del poblado de Vázquez, término municipal de Puerto Padre. Hijo de Esteban Cabrera y Maria Pupo, jornaleros agrícolas. Solo pudo alcanzar el cuarto grado de escolaridad porque el trabajo se perfiló como brújula en su vida.

Aunque su infancia resultó llena de penurias y vicisitudes, como era de esperar para las familias de los campesinos y obreros agrícolas de la época, Paco era inquieto, jaranero, y se ganaba la simpatía de los demás fácilmente. Paco fue el amigo afable, el compañero solidario que apoya, ayuda y comparte con todos.

Inicios en la lucha revolucionaria

Francisco Cabrera, era rebelde por naturaleza, pues sufrió en carne propia la explotación a que era sometido nuestro campesinado, la miseria y la desigualdad social. Cuando Eduardo Chibás funda su partido el joven se afilia al mismo.

Paco fue seleccionado como delegado del sindicato y llevó a cabo una férrea labor a favor de los obreros agrícolas, enfrentándose a los colonos y exigiendo mejoras para sus compañeros, de manera que era mal mirado y perseguido por sus ideas y actividades progresistas. En esa época recorrió varios poblados y asentamientos campesinos, como Marchán 2, Pozo Prieto y Guabineyón 8, para apoyar y divulgar los ideales por los que luchaba. El suicidio de Chibás lo marcó y conmovió profundamente.

Al producirse el golpe de estado, el 10 de marzo de 1952 por Batista, es de los primeros en protestar ante el atentado contra la constitución, a partir de entonces ya no descansará, la ortodoxia es el medio para la lucha y establece coordinación con otros miembros de este partido en Vázquez, Delicias. Pozo Prieto y Marchán, que resultaron los escenarios de su actividad fundamental. Dos días posteriores al asalto al cuartel Moncada, está entre los que se reúnen en La Jíbara, para apoyar la acción revolucionaria. Es encarcelado por su militancia ortodoxa y las actividades realizadas, cuestión que reafirma su convicción patriótica. Desde ese momento sus movimientos son vigilados constantemente por las fuerzas de la tiranía.

Paco, como le conocieron familiares, amistades y el pueblo, era militante ortodoxo desde muy joven. El golpe de Estado encabezado por Fulgencio Batista, en Marzo de 1952, suscitó su protesta en unión de otros revolucionarios de Vázquez, Delicias, Pozo Prieto y Marchán. Hacia este último lugar se había trasladado la familia tras adquirir una pequeña finca, cuando ya Paco estaba casado y tenía tres hijos; otros tantos le nacieron de un segundo matrimonio. En La Jíbara (playa al norte del municipio, en la bahía de Malagueta), ese mismo grupo manifestó su total apoyo a los participantes en los sucesos del 26 de julio de 1953, pocos días después del heroico acontecimiento. Una vez fundado el Movimiento Revolucionario 26 de Julio (MR-26-7), se incorporó a él a finales de 1955.

Ha las tres semanas es detenido en Vázquez y conducido a Delicias, donde resultó torturado salvajemente junto con otros jóvenes revolucionarios, entre los que se encontraba Alejo Tomás. Luego fueron trasladados a Holguín y el 11 de septiembre de 1953 les celebraron juicio acusados de conspirar contra el régimen, pero salieron absueltos. Paco integró uno de los grupos organizados por Frank País en la zona de Delicias para, bajo la dirección de Guillermo Domínguez, participar en las acciones de apoyo al desembarco del Granma. El 29 de noviembre de 1956 al grupo de Paco le correspondía atacar el cuartel del central Delicias, pero no se llevó a cabo porque las armas no les llegaron. El régimen desplegó una gran fuerza para capturar a los revolucionarios, y Paco fue apresado y trasladado a Holguín, allí lo torturaron y golpearon, pero por falta de pruebas fue puesto en libertad.

En 1956 cuando en el periódico “Prensa Libre” salieron publicadas las palabras de Fidel en México donde prometía que “en el 56 seremos libres o mártires”. Paco enseñó el periódico a su esposa y le dijo: “Si Fidel viene a Cuba, me voy con él...”.

En ese mismo año al constituirse en el territorio el Movimiento 26 de Julio se vincula al mismo de inmediato. Establece relaciones con otros revolucionarios. En abril de [[1957 del se incorpora a la lucha armada en la Sierra Maestra.

En la Sierra Maestra

Tres meses después del desembarco del Granma, Paco manifestó su decisión de unirse a los Rebeldes al comentar a su esposa: me voy para la Sierra Maestra., es preferible que digan mis hijos: mi padre murió combatiendo por su Patria, antes que piensen que actué como un cobarde, sin luchar con las armas en las manos contra la tiranía”.

El día 1 de abril de 1957 Paco salió de de forma definitiva. En Santiago de Cuba, bajo las órdenes de Frank País, estará albergado en una casa de huéspedes hasta fines de mes, cuando sube a la Sierra Maestra acompañado de su amigo Alcibíades Bermúdez. Lo designan a la columna del Che, bajo las órdenes de Ciro Redondo. Allí realiza las más humildes misiones y va ascendiendo por méritos, su valentía y su fidelidad a toda prueba.

Paco Cabrera demostró sus dotes de combatiente desde los primeros encuentros en que participó, los días 31 de julio y 1 de agosto en el combate de Bueycito en respuesta al asesinato de Frank País en las calles de Santiago de Cuba. La operación fue realizada por la Columna 4, al mando del Che Guevara. Paco jugó un papel destacado en la acción. El 30 de agosto combate en el Hombrito, también bajo las órdenes del Guerrillero Heroico. Cae el jefe de pelotón y Paco asume el mando. Ernesto Che Guevara lo asciende al grado de teniente.

Luego de la Batalla de Veguitas, en la zona de Manzanillo, obtuvo los grados de capitán y Fidel lo designa jefe del pelotón Frank País, que tuvo un desempeño meritorio en el segundo Combate de Pino del Agua al imposibilitar el avance de tropas batistianas con un millar de soldados.

Su campaña rebelde incluyo una treintena de combates: Baire, Bueycito, Ojo de Guisa, Charco Redondo, Maffo. Los comandantes Raúl Castro y Juan Almeida le confían la seguridad de Fidel al ser designado jefe de su escolta por sus valentía, fidelidad, disciplina, trato afable y responsabilidad ante cada tarea encomendada, rasgos que también le valieron la admiración de sus compañeros de lucha.

En la Batalla de Maffo, a finales de Diciembre de 1958, se distingue por su valor en el combate. Entró a las posiciones para exigir su rendición y se convirtió en el héroe de la batalla. Fidel lo ascendió a comandante en esa ocasión.

Paco demostró una vez mas su estatura moral y el sentido del deber cuando en Mayo de 1958 renunció al grado de Comandante, mientras estuvo convaleciente tras ser operado de apendicitis por el médico guerrillero Ernesto Che Guevara y los doctores Bernabé Ordaz y Martínez Páez.

Triunfode la Revolución 

Logrado el triunfo de las armas rebeldes el 1 de enero de 1959 Paco Cabrera continúa en su misión de capitanear la escolta del Comandante en Jefe. Son días de febril actividad, no se duerme prácticamente para atender la multitud de problemas que genera la nueva situación. Hay que evitar excesos, oportunismos, castigar a los criminales, organizar a todo trance la vida económica, política y social de la nación.

Muerte

El 27 de enero de 1959, hace ya más de medio siglo, el guerrillero que había desafiado la muerte en decenas de combates por la libertad de su pueblo, desaparecía físicamente en un absurdo accidente en el aeropuerto Internacional de Maiquetía, en Venezuela.

Francisco “Paco” Cabrera, hombre de confianza de Fidel, jefe de su escolta principal, a punto de abordar el avión que los traería a la Patria, regresó a buscar su arma y no se percató de que debía cruzar por debajo de las hélices de uno de los motores en marcha. La muerte fue instantánea y la delegación que acompañó al Comandante en Jefe en su primer viaje a Venezuela, quedó consternada.

Su cadáver fue trasladado a Puerto Padre, donde el pueblo, profundamente consternado por la perdida, le rindió merecidos honores a uno de sus mejores hijos, y acompaño sus restos mortales hasta el cementerio local. En el parque “Paco Cabrera”, frente al Fuerte de La Loma, está la estatua del único Comandante Rebelde nacido en Puerto Padre. Esta estatua fue creada por Elevis Báez utilizando la técnica de cemento vaciado y patinado. En ella se representa al Comandante Rebelde de pie y mirando hacia el frente.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres